Algunos detalles sobre los equipos de bombeo

PorEditor

Algunos detalles sobre los equipos de bombeo

Cuando se habla del uso de bombas y válvulas, inmediatamente nos remitimos al sector agrícola o de construcción, los cuales es si, son realmente extensos y de gran importancia en la sociedad. En este caso, haremos mención del riego agrícola y los mecanismos que se emplean para el control de los parámetros que intervienen al momento de conducir el agua a presión. Para realizar el traslado del agua de un punto a otro, se requiere de cierta energía para suministrar el líquido de dos formas: la primera es por medio de una diferencia de cota, y la segunda es a través del empleo de un mecanismo externo como una bomba.

Podemos encontrar diversos tipos de bombas, pero cuando se trata de impulsar agua, las más destacadas y recomendadas son las centrífugas. Una bomba centrífuga se trata de una máquina hidráulica que esta compuesta por un impulsor o rodete que se acciona desde el exterior a través de un motor, que transmite al agua la energía que se requiere con el fin de obtener una presión determinada. En el caso del cuerpo de la bomba o también conocida como voluta, se encarga de recibir el líquido proveniente del impulsor que por su especial construcción se ocupa de transformar su energía cinética en energía de presión.

La bomba centrífuga se encuentra basada en un principio de bastante simpleza donde el agua es dirigida al centro del impulsor, y debido a la fuerza centrífuga, ésta la arroja hacia la periferia de los álabes para luego canalizarla en el difusor de salida. En una bomba centrífuga es posible conjugar dos tipos de conducciones, la primera es una aspiración para dirigir el agua hacia el rodete, y la segunda, una impulsión cuyo objetivo es llevar el agua a su destino. De igual modo las dos cuentan con sus singularidades.

Se debe tomar en consideración la altura que debe superar una bomba centrífuga con el fin de trasladar una masa de agua desde un determinado plano a otro que sea más elevado, como por ejemplo un depósito, aunque también podría ser a una finca, a una máquina de riego o a una red de servicio, solo por mencionar algunos ejemplos. Si al momento de salir el agua de la bomba no existe una tubería, entonces la energía del agua se disipará hacia la atmósfera acabando con todo el proceso. Sin embargo es de considerar que se trata de la tubería y de la presión que el agua ejerce sobre sus paredes, la que se encarga de obligar al líquido a tomar el único camino posible haciéndolo circular por la red con una presión y velocidad determinada.

Velocidad a la que circula el agua

Además de los razonamientos hidráulicos que se puedan mencionar dentro del proceso de bombeo, también deben de regir diversos criterios económicos con el objetivo de no gastar más de lo que se requiere en energía. En cuanto al tamaño de la boca de aspiración y de la boca de impulsión de las bombas, estas solo se encargan de indicarnos el tamaño mínimo que corresponde a las tuberías, cual también es de suma importancia. Por lo que, el dimensionado se debe hacer de forma que las velocidades sean como máximo las siguientes:

Tubería de aspiración: 1,5 m/s
Tubería de impulsión: 2,5 m/s
Velocidades inferiores a 0,6 m/s originan normalmente sedimentaciones.
Velocidades superiores a 3,5 m/s pueden originar abrasiones, aparte de un consumo alto en energía como consecuencia de las pérdidas de presión generadas.

Sobre el autor

Editor administrator